Avispas

avispas-1Reinas (hembras reproductoras) de dos especies de avispas comunes, Polistes gallicus o avispa papelera (subfamilia Polistinae), a la izquierda, y Vespula vulgaris o avispa común (subfamilia Vespinae), a la derecha.
 
 avispas-2Nido o avispero de avispa papelera, Polistes gallicus. Pueden observarse las cápsulas cefálicas de algunas larvas ya crecidas, asomando cerca de los bordes de sus celdillas. Cinco de las celdillas están cerradas, y dentro está ocurriendo la pupación.

Todas las especies de Véspidos sociales producen nidos apergaminados donde se reproducen y protegen. Los nidos son construidos anualmente; nunca son reocupados al año siguiente. El proceso de fabricación del nido incluye dos fases, una primera que transcurre más o menos lejos del lugar de nidificación (hasta 500 m), en que la avispa roe con sus potentes mandíbulas algún material leñoso para elaborar, junto a su saliva, la pasta de celulosa con la que construir el avispero o panal; y una segunda fase en la que, una vez encontrado un lugar idóneo para la nidificación, se dedica a ir dando forma al avispero con la pasta de celulosa previamente preparada. Le sujeta al sustrato, una envoltura externa de protección (a modo de copa) y una parte interna que incluye las celdillas hexagonales donde se desarrollan las larvas, que generalmente apunta hacia abajo o lateralmente.

En todas las especies de Véspidos sociales, sólo las hembras fecundadas (‘reinas’) sobreviven al invierno. Pasan éste refugiadas en construcciones humanas o en lugares cercanos (Vespula vulgaris, Polistes gallicus) o bajo las cortezas de los árboles (Vespula germanica). En la primavera, hacia el mes de marzo, abril o mayo (según la latitud), los invernantes se reactivan y cada hembra comienza la formación de una nueva colonia . Al principio, las colonias son bastante reducidas en cuanto a efectivos  (10 a15 individuos, o menos), puesto que es la ‘reina’ la encargada de llevar a cabo todas las actividades relacionadas con la producción del avispero y con la alimentación de las larvas. Consecuentemente, los avisperos primaverales tienen pocas celdas.